lunes, 11 de febrero de 2013

BENEDICTO XVI; mi triste incultura

Yo pensaba que lo sabía todo. Bueno en realidad sé que no sé nada. Pero desconocía que un Papa puede renunciar a su cargo.Yo siempre pensé que un Papa se muere siendo Papa. Aunque no sé de que me extraño si los curas son otra especie de políticos o como una clase de monarquía a nómina de la fe.
Pues esta mañana, a eso del mediodía, me he enterado que Benedicto XVI ha dimitido de su cargo, y digo "dimitir" pero si no les gusta esa palabra búsquenle un sinónimo que seguro lo encuentran, pero en el fondo es lo que hizo hoy Ratzinger. Dice Benedicto que está cansado y yo le creo, pero luego hecho la vista atrás y recuerdo a su antecesor Juan Pablo II y no hay punto de comparación. Ese hombre si fue un luchador que mostró su lado más débil y humilde.
En fin que hoy Benedicto XVI me dio una lección. Me recordó que no soy nada. Que soy un analfabeto, un inculto, un simple, un vil personajillo que no se entera de nada. Hoy Benedicto me hizo ver mi miseria, mi profundo desconocimiento del mundo. De todo lo que pasó hoy, eso es lo que más me jode. En nada me afecta la renuncia de Ratzinger. Lo que de veras me afecta es ver la cruda realidad que este Papa me mostró hoy: mi triste incultura.
Benedicto XVI, Papa desde el 19 de abril de 2005 hasta el 28 de febrero de 2013