lunes, 10 de noviembre de 2014

YO SOY ESPAÑOL

Hoy mi crítica no es para echar más estiércol al vertedero en el que Artur Mas y sus amigos fascistas (entre ellos las fascistas mayores: la Ferrusola y la Rahola) han convertido una parte de España. Hoy vengo a cargar con todas mis fuerzas contra ese inepto y parásito de Rajoy, al que le gusta ver los toros desde la barrera. Este señor no se moja ni cuando llueve. A este individuo le gusta ver el mundo desde el otro lado de su monitor de plasma. Tiene las manos manchadas de recibir esos sobres tan famosos que circulan por Génova. Un presidente que huele a viejo, a régimen trasnochado, a billetes negros. Un presidente que permite saltarse la ley a los poderosos y castiga a los débiles. Que permite que los borregos nacionalistas adoctrinen a los niños en las escuelas y se inventen la Historia de España sin poner remedio para evitarlo, mirando para otro lado. Lo triste de todo esto es que muchos asocian España a toda esta lacra de gobernantes. Así no me extraña que haya tanta ciudadano que reniegue de ser español.

Yo quiero desde aquí animar a cambiar este país, a estar orgullosos de ser españoles, a poner manos a la obra y cambiar este sistema de corruptos e injusticias que nos imponen desde las instituciones, las que se suponen que nos deberían proteger. Yo os animo a decir con orgullo: ¡yo soy español!

Como cáncer actúan esos de la foto de ahí arriba. Consumiendo poco a poco cada extremo de España. Contaminando y fastidiando el día a día del ciudadano de a pie. Personajes ineptos y prescindibles que, cual metástasis, quitan la esperanza a una sociedad deseosa de vivir con ilusión y futuro. Unos parásitos retrógrados y mal nacidos.